Fenómeno Illary



El centro Illary está dedicado al arte y al desarrollo personal, como ONG sin ánimo de lucro.
Puedes disfrutar de nuestras actividades en un formato no mercantil que se financia exclusivamente a través de las aportaciones libres de las personas que participan en las actividades.

La misión de la asociación que gestiona el centro es aportar para una elevación de consciencia de las personas que componemos esta sociedad.

Vivimos en un mundo que depreda los recursos y que recurre a guerras y posiciones de poder en lo economico, etc... para mantener su estatus, donde las cifras de reparto de la riqueza y de neoexclavitud de las personas son sencillamente perversas. Mundo donde nacemos que nos impone desde pequeños un modelo de sociedad que no hemos elegido, donde se prima lo piramidal, lo competitivo, lo estresante, lo consumista, el desgaste, el mantenimiento de los privilegios y la falsa felicidad basada en el tener, hacer, obtener y no en el Ser y la felicidad de todos.

En Illary llevamos un lustro de dedicación a dar ejemplo de que la fórmula de intercambio entre las personas en lo microeconomico puede ser de una manera humana, sin tensión, sin discriminación, desde el desapego de lo material y apostando por la felicidad de todos, es decir, desde la aportación consciente, todas nuestras actividades no tienen precio, cada uno desde su madurez y situación personal puede aportar a la asociación lo que cree conveniente, sin juzgar a nadie, desde la discreción y el anonimato.
Y hemos comprobado que se puede, que nunca faltó de nada, siempre tuvimos lo justo para mantener la asociación. Sería para esta sociedad todo un reto estrapolar y generalizar estas fórmulas más humanas a ambitos generales, a las macroeconomias, etc... porque quizá se pueda contribuir así a crear un mundo donde no le falte nada a nadie ni en lo material ni en lo afectivo ni en lo espiritual. Seguramente, al emprender formulas mas creativas y de confianza en las personas, pueden sobrevenir miedos e inseguridades, nosotros los tuvimos al inicio de illary, puede haber miedo y desconfianza hacia la naturaleza humana, de que en estas apuestas por un mundo distinto las personas no estarán a la altura, y que hay que seguir tratando a las personas como números y seres que obedecen a la imposición de las leyes, del comercio, del miedo, etc... Eso realmente genera felicidad? Es que todavía no estamos preparados para el cambio de paradigma? Es que solo cambiamos por necesidad? Cuales son nuestras mas profundas necesidades? Estan entre ellas el colaborar por un mundo mejor? Podemos ser emprendedores antes de que no haya mas remedio que serlo con lo que suponen las situaciones de emergencia social y personal? Es necesario enfermar para cambiar? No podemos promover el estado de salud social en vez de realizar actividades asistencialistas atendiendo a emergencias y enfermedades? Es que hay que seguir globalizando el consumismo en vez de exportar la capacidad de la humanidad de generar unas sociedades bellas? Como sería la realidad si pusieramos todas las increibles herramientas y recursos que existen hoy en día al servicio de crear armas, generar consumismo, individualismos, etc... a construir sociedades sanas, afectivas, nutridoras, ecologistas, equitativas...?
Tarde o temprano habrá que cambiar el paradigma existente y eso significará esfuerzos en otro sentido, ya va siendo hora, por ejemplo, pasar de una educación donde se crea seres competitivos, consumistas, exclavos y obedientes al sistema injusto, exclavizante, empobrecedor, deshumanizante, saqueador y depredador actual. Para crear una educación que primueva una consciencia colectiva de amor y contribución a la felicidad de todos, donde prima el Ser, su desarrollo personal, el desarrollo de todas sus dimensiones, la artistica, la social, su sensibilidad, su afectividad, su desapego, el encuentro con el otro, la empatía por lo que nos rodea, los demas, la naturaleza, el uso adecuado de los recursos... Todo esto está escrito en nuestra humanidad, son nuestros mas profundos anhelos. Que todo persona quiere desarrollar cuando mas sana está. Cuando nos movemos en la enfermedad, en las mascaras y las corazas se encuentran los egoismos, los deseos insanos, las perversiones, el tonto el último, las cegueras personales, la insensibilización, etc...
Pues es sabido desde antiguo que a nadie le hizo feliz el tener, hacer u obtener, es sencillamente una quimera, lo único que hace feliz y sentirse realizada a una persona es el encuentro profundo consigo mismo y por lo tanto con el otro, No impidamos este proceso!!! desde ahí uno ya no se encuentra nunca mas solo, y se siente pleno y rodeado de Amor.  Que esto pasa por una estabilidad material, un tener y una satisfacción de las necesidades vitales, por supuesto, pero la sobreabundancia crea infelicidad, para uno mismo, para los demás y para el medio ambiente. El hacer inconsciente, sin sentido, sin levantar la cabeza y la mirada y observar hacia fuera y hacia dentro crea desmotivación, miedo, drogadicción, depresión, burnout, procrastinación, ansiedad, compulsiones, medicación, empobrecimiento personal por falta de desarrollo de todas nuestras habilidades, etc... El poner el sentido de la vida en el obtener, crea frustación cuando no se obtiene, y un sin sentido cuando se obtiene, pues se suele plegar sobre si mismo en mantener el sin sentido de seguir obteniendo medallas, así en una cadena sin fin, cegados ante la realidad de la vida que es un camino en la mar, que es un viaje interior, donde el protagonista es uno mismo, no los premios, la vida no da premios ni medallas, la Vida es el premio!!!

Por ello desde illary promovemos la amplitud de consciencia y tratamos de no caer en ser una entidad asistencialista, si no que tratamos de crear un espacio para construirnos como seres humanos conscientes, elevados, comunitarios, empáticos...  hasta donde esta sociedad y nosotros mismos somos capaces...